Servicio técnico maquinaria automoción y compresores

El frenómetro y el control de los frenos de un vehículo

Un frenómetro es un equipo que mide con precisión la fuerza del frenado de un vehículo, el tiempo que tarda en frenar, el agarre y la asimetría de los ejes. Dependiendo del tipo de frenómetro, también será capaz de medir la tracción, la eficiencia y la desaceleración de los frenos delanteros y traseros. Un aparato fundamental pues dentro de la reparación de maquinaria de automoción.

Características principales del frenómetro

Los frenómetros están formados por dos o cuatro placas ubicadas en el suelo que, en muchas ocasiones, tienen forma de rodillo. El vehículo debe ingresar en ellas a una velocidad de 5 a 10 kilómetros por hora e ir frenando lentamente hasta el frenado total. Durante el proceso, las placas irán tomando los datos necesarios para comprobar las condiciones en las que se hallan los frenos.

Los frenómetros se pueden utilizar para vehículos livianos de hasta 2.500 kilos por eje o para pesados de hasta 15.000 kilos por eje. En el caso de los vehículos pesados, el frenómetro puede incorporar una balanza automática, mientras que en los livianos se emplea el medidor de suspensión para tomar el peso de cada rueda.

Precisamente, durante la inspección de la ITV se utiliza un frenómetro para comprobar el estado de los frenos de un turismo. En esta prueba se evalúa, por ejemplo, el tiempo de frenado, la eficacia del mismo, el agarre, el equilibrio entre las ruedas de un mismo eje y la presencia o no de fuerzas de frenado ajenas a nuestro control.

El fallo de algunos de estos componentes puede derivar en diversos problemas en el sistema de frenado.